Por diferentes mecanismos, estas células inducen la regeneración de un amplio grupo de tejidos enfermos, además de disminuir su inflamación y recuperar estructuras adyacentes, por lo cual, pueden llevar a la disminución significativa de los síntomas, cuando no sea posible la cura definitiva de la enfermedad.