Depende de características de cada paciente, e influyen diferentes factores incluyendo, por supuesto, su enfermedad y la severidad de la misma Prototípicamente, la células son aplicadas directamente en el área afectada, aunque en circunstancias particulares, podría ser conveniente el uso de aplicaciones venosas.