Por diferentes mecanismos, incluyendo el control de la inflamación, la formación de nuevos vasos sanguíneos, la activación de las células locales, y sustitución de las células perdidas en el tejido, convirtiéndose en una de ellas.